Departamento de Ciencias Biomédicas Básicas de la Facultad de Ciencias Biomédicas y de la Salud de la Universidad Europea de Madrid.

Me duelen los huesos ¿Glicina sí o no?

BioquímicaBI
Biología CelularBC
MedicinaME
OdontologíaOD
BiotecnologíaBI
FarmaciaFA
EnfermeríaEN
NutriciónNU

29-05-2018

La Glicina, del griego “glykys”-“dulce”, es el aminoácido más pequeño y el único no quiral de los 20 aminoácidos presentes en la célula. Se considera un aminoácido no esencial porque todas las células de nuestro cuerpo tienen capacidad para sintetizarla dando una producción total que está estimada en torno a 2900 mg/día. Además de actuar como neurotransmisor, la glicina es un componente necesario para la síntesis de metabolitos tan diversos como las porfirinas, purinas, creatina, glutatión o sales biliares… Sin embargo, su principal gasto diario se asocia a la síntesis y renovación del colágeno, que requiere cerca de 12 g/día de equivalentes de Glicina. El colágeno, formado en un 33% por residuos de Glicina, es una proteína fibrosa esencial de nuestros huesos, tendones y piel que debe renovarse para evitar la acumulación de modificaciones químicas indeseabes (oxidación, entrecruzamiento, glicosilación…) que reducirían sus propiedades plásticas. Según estos datos, a pesar de que nuestras células pueden sintetizar Glicina, no la producirían en cantidad suficiente para cubrir las necesidades metabólicas, acumulando un déficit de 10 g/día que debería compensarse con la dieta. En caso contrario, podrían desarrollarse enfermedades carenciales [1 y 2].

En los últimos años, varios artículos científicos han asociado el desarrollo de la osteoartritis con la alteración en el metabolismo y perfil de algunos aminoácidos (Ej: glutamato, arginina…), o de algunos de sus metabolitos (Ej: hidroxiprolina, creatinina…) [3]. La artrosis, osteoartrosis u osteoartritis (OA), es una enfermedad articular asociada a la destrucción progresiva del cartílago articular y a la formación de osteofitos (protuberancias óseas aberrantes). El dolor asociado a esta degeneración del cartílago acaba limitando la movilidad del paciente, así como su calidad de vida. Aunque existen factores genéticos que aumentan la propensión a desarrollar esta enfermedad reumática, otros factores como los hábitos de vida, (tipo de trabajo, actividad deportiva, alimentación…) también impactan en su desarrollo. Según la Fundación Internacional de artrosis, esta patología afecta a más de 242 millones de personas en el mundo, siete de ellos en España [4]. 

El objetivo principal del tratamiento farmacológico de la artrosis es reducir el dolor(analgésicos-paracetamol), la inflamación (anti-inflamatorios no esteroideos-AINEs e inhibidores de la COX2) así como retrasar el desgaste del cartílago y la progresión de la enfermedad (condroitín sulfato, clorhidrato de glucosamina- SySADOAS-DMOAD symptomaticsslow-actingdrugsforosteoarthritis/diseasemodifyingosteoarthritisdrugs) [4]. Pero recientemente, varias noticias se han hecho eco de un estudio que afirma que un suplemento dietético de 10 g diarios de Glicina sería suficiente para, en un plazo menor de 4 meses, producir una mejora general en las dolencias de la artrosis [5 y 6] ¿Es posible que la osteoartritis pueda considerarse verdaderamente una enfermedad carencial asociada a la falta de glicina? Me temo que, aunque la idea resulta atractiva, no deja de ser, por el momento, una propuesta sostenida con pocos datos. Habrá que esperar un tiempo a que estos resultados queden expuestos públicamente ante la crítica de la comunidad científica para secundar o no esta prometedora hipótesis…

 
Referencias

 

FIRMA
Paloma Aivar

www.biomedicasbasicas-uem.com utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra

POLÍTICA DE COOKIES