Departamento de Ciencias Biomédicas Básicas de la Facultad de Ciencias Biomédicas y de la Salud de la Universidad Europea de Madrid.

Probando una nueva práctica de fisiología

AnatomaAN
FisiologíaFI
BiofísicaBO
MedicinaME
OdontologíaOD
FisioterapiaFI
EnfermeríaEN
PsicologíaPS
CAFYDCA

14-11-2017

Probando una nueva práctica de fisiología - UEM - Madrid Durante la pasada semana del 16 de octubre, las profesoras de la asignatura de Estructura y Función del grado en Fisioterapia, con la inestimable ayuda del doctor Francisco Suárez, pudimos poner en funcionamiento una nueva práctica de fisiología. Dicha práctica, desarrollada por el doctor Suárez, permite a los estudiantes medir la velocidad de conducción del impulso eléctrico en el nervio ulnar, y a los profesores realizar una experiencia integrada de anatomía, fisiología y biofísica.

La práctica se realiza en el laboratorio de fisiología, con el hardware Biopac y un software diseñado por el doctor Suárez usando el programa BSL Pro. El software está instalado y accesible desde el escritorio de todos los ordenadores de los puestos de trabajo, y el material necesario también se puede encontrar en cada mesa, lo que permite hacer la práctica con 5 grupos de estudiantes a la vez. Los accesorios necesarios para realizarla son: el generador de intensidad eléctrica, los electrodos de descarga, un juego de electrodos de registro, electrodos desechables y una cinta métrica.

Previo al día de la práctica se les pidió a los estudiantes que realizaran un trabajo sobre el nervio ulnar que debían entregar antes de la entrada al laboratorio. Se les pidió que profundizasen en el origen, su recorrido y en especial aquellas zonas en las que se le iba a encontrar más fácilmente a nivel superficial, la musculatura inervada y el tipo de movimiento producido. Esto les permite entender que, si están estimulando el nervio correctamente lo van a poder apreciar mediante la observación de la flexión y abducción del cuarto y quinto dedos.

El día de la práctica se les dio una pequeña introducción metodológica para que aprendieran a utilizar el material. Vimos que, a efectos prácticos, era más conveniente hacer que todos los miembros del grupo intentasen estimularse el nervio en lugar de hacer que sólo uno fuera voluntario. Es decir, la auténtica dificultad de esta práctica está en esa localización superficial del punto de estimulación del nervio a nivel del codo.

Es importante destacar que esto también les sirve a los alumnos para comprobar la sensación cutánea de la electricidad frente a la sensación más o menos dolorosa al incidir sobre el nervio. No obstante, el intervalo de intensidad eléctrica utilizado no es muy grande (entre 30-100 mV), siempre comenzando con la intensidad más baja y subiendo progresivamente en caso de no encontrar respuesta o de que esta fuera muy pequeña.

Una vez conseguida la respuesta en alguno de los miembros del grupo, se les pidió que se colocasen los electrodos de registro en la base del quinto dedo y en la eminencia hipotenar y que repitiesen la estimulación con el programa en marcha, para después poder obtener el dato del tiempo de latencia (tiempo transcurrido desde la estimulación eléctrica hasta el comienzo de la respuesta muscular). Con ese tiempo de latencia ya anotado, los alumnos debían repetir la estimulación manteniendo la misma intensidad, pero esta vez en la muñeca. La diferencia entre esos tiempo de latencia obtenidos en ambos puntos les va a servir para calcular la velocidad de conducción del nervio.
Para realizar ese cálculo, los estudiantes midieron la distancia entre ambos puntos de estimulación (muñeca y codo) con una cinta métrica flexible. A continuación aplicaron la fórmula de la velocidad (v=espacio/tiempo), tomando como espacio esa longitud entre ambos puntos en metros y como tiempo la diferencia entre los tiempos de latencia en segundos. En todos los caso se obtuvieron velocidades dentro del intervalos considerado fisiológico para un nervio motor somático (entre 30-90 m/s).

Como se trataba de una experiencia piloto, la mayoría de los grupos sólo realizaron este cálculo. Pero hubo algunos alumnos especialmente rápidos (o afortunados) en localizarse el nervio ulnar que además pudieron repetir las mediciones en dos situaciones experimentales propuestas: una, en el brazo contrario, para investigar diferencias de velocidad entre brazo dominante y secundario; y otro, enfriando durante cinco minutos en hielo antes de la estimulación para comprobar el efecto de la disminución de la temperatura. Los grupos que pudieron incluir estas medidas vieron que efectivamente la velocidad de conducción variaba en ambas situaciones.

Tanto Iciar Gárate como Irene Rodríguez y yo misma como profesoras de la asignatura quedamos muy contentas con el desarrollo y la respuesta de los estudiantes a esta nueva experiencia. El siguiente paso es integrar estos conceptos eléctricos con la asignatura de Biofísica. Por parte de los alumnos, ha sido intachable su participación e interés, y esperamos que les haya ayudado a la comprensión de esta parte del temario.

Por último, me gustaría aprovechar este post para agradecerle al doctor Francisco Suárez el tiempo dedicado para que pudiéramos realizar esta actividad, a contrarreloj como casi todo lo que hacemos en nuestro día a día, y sacando ratos para hacer pruebas y ultimar el guión. Y encima, sin perder la sonrisa y el buen humor. ¡Así da gusto!

FIRMA
Elena Velarde Fernández y Francisco Suárez Castro.
Profesores de Fisiología
Departamento de Ciencias Biomédicas Básicas

www.biomedicasbasicas-uem.com utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra

POLÍTICA DE COOKIES